martes, 16 de diciembre de 2008

Eduardo Fraile


Hace unos días tuve la oportunidad de felicitarle personalmente, pero es de rigor dedicar una entrada al flamante accésit del XVIII Premio de poesía Jaime Gil de Biedma, Eduardo Fraile Valles.

En su momento, vi expuesto el poema que da título al libro, me gustó, amablemente el poeta me dio permiso para publicarlo aquí y le dediqué un post.
Es obvio que quedó bendecido ;-)

Por cierto, gracias por la invitación al acto de presentación.

2 comentarios:

matahari dijo...

"Fueron días de luz líquida, concreta,
que se nos escurría entre las manos, charcos
de cielo en los que chapotear
como niños".

A veces te gustaría que esos días no se acabaran nunca, y que tuviéramos que añorar esa nostalgia que siempre queda tras la felicidad...

Besos :)

alucinao dijo...

¿À la recherche du temps perdu?

Siempre nos quedará P..roust, divina matahari

Muakazos ;-D

Publicar un comentario

Sed Bienvenidos-as.

Ya que has llegado hasta aquí, ¡no te cortes! mueve tus caderas o tus teclas y deja un comentario.

Muchas gracias. ;-)

Related 
Posts with Thumbnails
 
Ir Arriba